oyun oyna Homenaje a José Maria Heredia a 172 años de su muerte | ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

"POR LA PRESERVACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA"

Homenaje a José Maria Heredia a 172 años de su muerte

José María Heredia

José María Heredia

El colectivo de trabajadores del Archivo Nacional de la República de Cuba rinde tributo a la figura de José María Heredia quien es recordado como nuestro primer poeta nacional. Un 7 de mayo pero de 1839 fallece a la temprana edad de 36 años víctima de tuberculosis en la ciudad de Toluca, México. Cuba perdía a uno de los más fieles defensores de los ideales independentistas de la isla y del exilio cubano de esos tiempos.

Justamente en la institución existe un valioso volumen de documentos y poemas originales e inéditos de este poeta de renombre universal como parte de los acervos culturales que conservamos y que constituyen material de excelencia en la consulta de estudiosos. Entre ellos se encuentra la carta escrita por Merced Heredia, fechada en Matanzas el 22 de junio de 1839, dirigida a su hija política Jacoba Yáñez, esposa de su hijo, referente a la muerte de éste; fragmentos de los célebres poemas “El himno del desterrado” y “Niágara” publicados en Nueva York, en 1858, en la quinta edición de sus Dramas y Poesías, entre otros de incalculable valor histórico-social que forman parte del patrimonio documental de la nación.

Carta de Merced Heredia a Jacoba Yáñez

Carta de Merced Heredia a Jacoba Yáñez

Carta de Merced Heredia a Jacoba Yáñez

Carta de Merced Heredia a Jacoba Yáñez

Carta fechada en Matanzas el 22 de junio de 1839, firmada por Merced Heredia dirigida a su hija política Jacoba Yáñez, esposa de su hijo José María Heredia, referente a la muerte de este. (Archivo Nacional de la República de Cuba. MUSEO NACIONAL 53 / 16)

Sin embargo, en ese corto espacio, en que muchos hombres apenas han comenzado la vida, fue abogado, soldado, viajero, profesor de lenguas, diplomático, periodista, magistrado, historiador y poeta, además de conspirador, diputado, tipógrafo, escribió, obras de teatro, de historia, informes jurídicos, redactó periódicos, y por sobre todas las cosas sirvió siempre con dignidad y sacrificio a la patria que lo vio nacer.

El también conocido como el Cantor del Niágara fue el creador de numerosas obras que legitimaron el nacimiento de nuestra nación y la formación de una consciencia nacional, dejó plasmado su indiscutible talento literario los cuales honran la cultura del pueblo cubano. Su “Niágara” lo eleva al rango de los primeros clásicos y sus versos se han reproducido en todos los países civilizados. De igual modo los versos del “Himno del desterrado” –según testimonio de Enrique Piñeiro, – «en los años más sangrientos y desesperados de la lucha por la independencia, no se apartaban de la memoria de los cubanos, manteniendo siempre viva su esperanza». Denota, además, la añoranza irremediable por su isla adorada como resultado del destierro sufrido, acusado de conspirar contra el régimen colonial español en la organización Soles y Rayos de Bolívar, por lo que estuvo forzado a exilarse y refugiarse en los Estados Unidos.

Himno del Desterrado

Himno del Desterrado

Niágara

Niágara

Fragmentos de los célebres poemas “El himno del desterrado” y “Niágara”, publicados en Nueva York, en 1858, en la quinta edición de los Dramas y Poesías de José María Heredia. (Archivo Nacional de la República de Cuba. MUSEO NACIONAL 7 / 28)

Lo cierto es que su obra puede calificarse como paradigma de la poesía hispanoamericana de su tiempo y de todos los tiempos, tiene como apropiación central de su definición política y social, la palabra patria, permitiéndole por primera vez a los criollos sentir a Cuba desde una desconocida libertad. Así lo entendió Martí: «despertó en mi alma, como en la de los cubanos todos, la pasión inextinguible por la libertad». No por gusto lo llamó su padre literario.

Etiquetado como: , , , ,

Deje su comentario

Nota: Los comentarios estan a espera de moderación, esto puede demorar su comentario. No hay necesidad de reenviar su comentario. Gracias.