oyun oyna SENTIDO ESTRATEGICO DE LA CARAVANA DE LA LIBERTAD | ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

"POR LA PRESERVACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA"

SENTIDO ESTRATEGICO DE LA CARAVANA DE LA LIBERTAD

1 Sesenta años después de que el Ejército Libertador fuera desplazado por los ocupantes norteamericanos- de entrar a las ciudades, llegaban victoriosos a La Habana los rebeldes, ahora con el triunfo asegurado.

Desde Santiago de Cuba había partido la caravana compuesta por decenas de blindados y otros vehículos cuyos tripulantes eran los heroicos barbudos de la Sierra Maestra, encabezados por Fidel.

La marcha hacia occidente no era solamente un desfile victorioso, sino una operación estratégica que consolidaría en todo el territorio nacional el poder político y militar de la Revolución. El Comandante en Jefe no delegó esa responsabilidad en nadie, en la capital era esperado por la población y las columnas del Che y de Camilo, que habían tomado las dos principales instalaciones militares de la ciudad: Columbia y La Cabaña. En Oriente, principal bastión revolucionario, se mantenía el Comandante Raúl Castro.

La idea estratégica de Fidel consistía en estabilizar firmemente el mando político-militar y orientar la acción de las masas en el interior del país, antes de llegar a La Habana, con el objetivo de fortalecer las posiciones revolucionarias ante un eventual enfrentamiento con la reacción; de ese modo la correlación de fuerzas estaría a favor del Ejército Rebelde en caso de cualquier contingencia. Esa superioridad constituyó precisamente el principal factor de disuasión para el enemigo, lo que permitiría consolidar la victoria sin nuevos y mayores derramamientos de sangre.

3Por cada lugar que pasaba se daban orientaciones sobre la organización administrativa y se ratificaban las tareas de reconstrucción más urgentes, mientras se reafirmaba el control del Ejército Rebelde sobre las instalaciones militares.

En su recorrido por las ciudades la caravana era aclamada por el pueblo. En dos oportunidades se desvió de su ruta, una para llegar hasta Cienfuegos, escenario del levantamiento del 5 de septiembre de 1957; la otra para depositar una ofrenda floral ante la tumba de José Antonio Echeverría en Cárdenas.

El día 8 de enero de 1959, la columna del Comandante en Jefe se encuentra con Camilo y Almeida en la Virgen del Camino. Estos suben al jeep y continúan por la avenida del puerto hasta el edificio de la Marina, aquí realizan una parada en medio de la multitud que los aclama y donde se encuentra anclado el yate Granma.

De aquí sigue hasta el Palacio Presidencial donde se ha instalado el Presidente Manuel Urrutia y los Ministros. En este lugar pronuncia al pueblo un breve discurso donde expresa:

“Este edificio nunca me gustó (…) no me despierta ninguna emoción especial (…) el lugar donde por motivo de hondo sentimiento yo quisiera vivir sería el pico Turquino.”

Y culmina sus palabras invitando al pueblo a que vaya a Columbia, lugar en el que se produce la interacción del pueblo con su líder, en el polígono del lugar que había sido la madriguera de la tiranía batistiana. En medio de aquella concentración popular Fidel dirigió sus palabras a orientar el camino a seguir, en la idea de construir una Revolución que recién se iniciaba.

2Con la entrada de la Caravana a Columbia, quedó finalmente consolidado el triunfo de la Revolución Cubana. El poder del Estado, materializado en el control efectivo sobre el dispositivo militar de la nación, pasó definitivamente a manos del pueblo, consolidándose los tres elementos básicos concebidos por Fidel desde los días iniciales de la Revolución: “El pueblo, las armas, la unidad.”

En el día de hoy 8 de enero se recordara este glorioso momento. A las 2:00 pm en la esquina de 23 y L, Vedado, se recreara un acto simbólico del paso de la carabana y todas las actividades que realizó nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro en el Hotel Habana Libre.

Deje su comentario

Nota: Los comentarios estan a espera de moderación, esto puede demorar su comentario. No hay necesidad de reenviar su comentario. Gracias.