oyun oyna 3 de noviembre día del archivero cubano, merecido homenaje a Joaquín Llaverías Martínez, ejemplo para las presentes y futuras generaciones de archiveros | ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

"POR LA PRESERVACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA"

3 de noviembre día del archivero cubano, merecido homenaje a Joaquín Llaverías Martínez, ejemplo para las presentes y futuras generaciones de archiveros

Autor: MSc. Martha Ferriol Marchena, Directora General del Archivo Nacional de la República de Cuba.

El próximo 3 de noviembre, se conmemorará el Día Nacional del Archivero Cubano, en conmemoración al nombramiento oficial del Capitán del Ejército Libertador Joaquín Llaverías Martínez, como Director del Archivo Nacional de Cuba. Desde el año 2009 en que fue promulgado el Decreto-Ley 265 se ha gestado a lo largo del país, un mayor reconocimiento a esta figura de nuestra historia de la que no se conoce lo suficiente como para valorar en su dimensión el legado que ha dejado para los especialistas dedicados a la gestión documental y archivo.

Llavería nace en La Habana el 27 de julio de 1875 muere el 24 de noviembre de 1956, hijo de un inmigrante dominicano de profesión tipógrafo, cursa estudios de Bachiller en Arte en el Instituto Provincial de La Habana, y forma parte de los jóvenes que conspiraron bajo la dirección de patriotas cubanos como Juan Gualberto Gómez y el mayor general Julio Sanguily. Con solo 20 años se incorpora a la insurrección armada, el 10 de diciembre de 1895. Un año después, el 20 de abril de 1896, integra el Regimiento “Calixto García” bajo las órdenes del Coronel Emilio Collazo y participa en la lucha hasta el final de la contienda. Por su valentía alcanzó el grado de Capitán del Ejército Libertador. Al terminar la guerra teniendo en su poder los documentos que integraban el archivo del Regimiento recomienda al General Collazo su entrega al Archivo Nacional por considerarlos materiales de interés históricos, con el gobierno interventor en el poder, le ofrecen una plaza de escribiente en el Archivo Nacional, institución, de la cual era entonces su director Vidal Morales.

En 1901 solicita autorización para realizar una publicación semejante a un boletín de archivo belga, que permitiera dar a conocer trabajos históricos, índices e inventarios de fondos documentales. Es así como nace, en abril de 1902, el Boletín de los Archivos de la Isla de Cuba, donde se inicia como jefe de redacción, actividad que realizó durante 54 años, su labor en función de la edición y publicación permitió la divulgación de los fondos del Archivo Nacional. Cabe destacar las siguientes publicaciones Historia de los Archivos en Cuba (1912), Cartas inéditas de Martí (1920), Papeles existentes en el Archivo General de Indias relativos a Cuba y muy particularmente a La Habana. T. 1 (1512-1578) y t. 2 (1578-1586). (1931), Inventario General del Archivo de la Delegación del Partido Revolucionario Cubano en Nueva York (1892-1898). Tradujo y publicó en la imprenta de la institución el Libro del norteamericano Theodore Schellenberg, sobre la teoría del Ciclo de Vida del Documento, lo que le valió para implementar las más avanzadas técnicas del momento, a partir de la experiencia internacional. En la actualidad el Boletín es la publicación oficial del Archivo Nacional de la República de Cuba, con más de un siglo de antigüedad.

Su colaboración en la creación del Diccionario geográfico de la Isla de Cuba y en revistas y periódicos habaneros como La Discusión, La Lucha, El Mundo, entre otros, así como su importante labor de difusión de las fuentes para el estudio de la historia le permitió ganar dignamente el derecho, en 1923, a ser miembro de la Academia de la Historia de Cuba, en la categoría de Académico de número, condición que mantuvo hasta su muerte en 1956. Fue archivero permanente de esa institución y director ocasional de sus Anales.

El 7 de noviembre de 1921, previo examen de suficiencia, se convierte en Director del Archivo Nacional en comisión y el 3 de noviembre de 1922 es nombrado oficialmente por el entonces presidente de la República, Alfredo Zayas. Asumir esta función le permitió impulsar el primer curso de archivología impartido en Cuba, a partir de su apreciación de la necesidad de la superación de los archiveros con una duración de ocho semanas, con asignaturas tales como la Paleografía y Diplomática, Arquivonomía, Historia de Cuba, Administración y Generalidades Bibliográficas. Asistieron al mismo 30 empleados del archivo y 18 de otras dependencias estatales, lo que se puede concebir como la génesis del actual Centro de Capacitación y Postgrado que anualmente forma a los archiveros del Sistema Nacional de Archivo de Cuba.

Presidió además la Comisión Organizadora del Primer Congreso Internacional de Bibliotecarios, Archiveros y Conservadores de Museos del Caribe, La Habana 1942, que efectuó importantes recomendaciones a los gobiernos del área en cuanto a legislación, conservación y tratamiento de los documentos.

Impulsó una importante campaña para la conmemoración del centenario de la creación del Archivo Nacional, a partir de lo cual logró la aprobación de la Ley No. 6 de 1942 donde se establece por primera vez la protección integral a los documentos históricos cubanos y previó la construcción de un edificio digno para esta entidad. El 23 de septiembre de 1944 se inaugura el nuevo edificio que cumplía con los requerimientos de las más modernas instalaciones de archivo de su época para la conservación de los documentos. Asisten a la inauguración personalidades de la política y la cultura, entre quienes se encontraban los archiveros de diferentes países de América como Colombia, Costa Rica, Estados Unidos de Norteamérica, Guatemala, Haití, México, Nicaragua, Panamá, Salvador y Santo Domingo.

Quizás muy pocos conozcan que en noviembre de 1948 Llaverías es nombrado Delegado del ministro de Educación, Dr. Aurelio Sánchez Arango, para hacerse “cargo del Archivo Museo de la Casa Natal del Apóstol, de la calle Leonor Pérez número 314, por el tiempo necesario hasta tanto se verifique el inventario y se realicen las obras y limpiezas convenientes[i], responsabilidad que ostenta hasta noviembre del año 1952 y que le es reconocida su labor por el celo y diligencia en el cuidado de la Casa Natal.

Su fructífera Vida de 81 años, le permitió dejar una obra terminada, un legado a las presentes y futuras generaciones de archiveros, quien continuó sin descanso en sus labores hasta que el 24 de noviembre de 1956 le sorprende la muerte, víctima de un colapso cardíaco. 58 años de su vida la dedicó a la labor de conservación, tratamiento y difusión de los documentos del Archivo Nacional, de ellos 35 a la dirección del Archivo Nacional de la República de Cuba.



[i]Libro No. 166 que recoge la Actuación del Director del Archivo Nacional, Capitán Joaquín Llaverías, como delegado del Sr. Ministro de Educación en el Museo “José Martí”, Casa Natal del Apóstol. Caja Fuerte. Archivo Nacional de la República de Cuba.

Deje su comentario

Nota: Los comentarios estan a espera de moderación, esto puede demorar su comentario. No hay necesidad de reenviar su comentario. Gracias.