oyun oyna 178 años después… Archivo Nacional de la República de Cuba | ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

ARCHIVO NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE CUBA

"POR LA PRESERVACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA"

178 años después… Archivo Nacional de la República de Cuba

178 aniversario

A 178 años de su fundación, el Archivo Nacional de la República de Cuba conserva con orgullo sus valores, cuidadosamente cultivados por generaciones de profesionales que han dedicado su vida al patrimonio documental, a su custodia, enriquecimiento y estudio científico.

Nombrado originalmente Archivo de la Real Hacienda de la Isla de Cuba, por Real Orden de la reina española María Cristina de Borbón, la institución creció rápidamente en tamaño y en prestigio, incluso cuando no contó con el apoyo de los gobernantes de turno. Quizás fuera por la coincidencia de haber surgido un 28 de enero, tal vez porque estuvo siempre emplazado en las calles revoltosas de la vieja Habana, lo cierto es que aun hoy comparte con nuestro Martí su fuerza, espíritu de sacrificio y perseverancia.

Cada año, aquellos que aman y comprenden el papel del Archivo, celebran doblemente el 28 de enero. Esta vez, un breve encuentro en el salón “José Martí”, a sólo dos cuadras de la “casita de la calle de Paula”, sirvió para recordar la fecha y homenajear a aquellos que contribuyen con celo a la conservación y ampliación de los 28 kilómetros de documentos que forman parte de la base histórica de la propia cubanía. No podría faltar la mención al ilustre capitán del Ejército Libertador Joaquín Llaverías, a quien podríamos considerar el Padre de la Archivística Cubana. La gestión de Llaverías y otros intelectuales interesados en conservar el caudal documental de Cuba se hizo sentir con insistencia en 1940, año en el que la entidad cumplía su centenario y luego de una labor tesonera, se aprobó la Ley No. 6 de abril de 1942, que entre otras cuestiones, ordenó la construcción del edificio donde se encuentra hoy el Archivo.

Hoy, ya no es aquel lugar que depende únicamente de los esfuerzos personales e incondicionales de sus trabajadores, a partir de 1959, la Revolución trajo grandes cambios: fue creada la Escuela Nacional de Archiveros y se aprobó la Ley No 714 de 1960 que reconoce el papel rector del Archivo en materia de organización y conservación del patrimonio documental. Esta institución se subordina actualmente al Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, es la encargada de dirigir metodológicamente la política de gestión documental en el territorio nacional y de salvaguardar la memoria histórica de la Nación Cubana, para lo cual garantiza el procesamiento, conservación, uso, acceso y difusión de los fondos documentales que custodia.

Entre las funciones asignadas a esta entidad se encuentra la de dirigir metodológicamente y coordinar el Sistema Nacional de Archivos, cuyo papel integrador garantiza la conservación del patrimonio documental y el fomento de la identidad cultural cubana en todo el territorio nacional. Gracias al trabajo desarrollado en esta área, durante el año 2017 se inscribieron en el Registro del Fondo Estatal de Archivos 208 nuevos fondos documentales, y se informatizaron 76 623 registros en bases de datos en los archivos históricos provinciales, lo que facilita el acceso a la información, a pesar de la falta de equipamiento necesario para la digitalización de las fuentes documentales y de la carencia de los insumos necesarios para realizar la restauración documental.

La tendencia mundial en la materia apunta hacia la transparencia y la accesibilidad de la información para toda la sociedad, en base a esto, los servicios que hoy brinda el Archivo incluyen: referencia especializada; asesoría, consultoría y organización, tanto en materia de archivos como de preservación del patrimonio documental; restauración, encuadernación y confección de papel artesanal; reprografía; expedición de copias certificadas de documentos existentes en los fondos documentales; capacitación técnica, superación profesional y formación académica de postgrado sobre archivística y preservación documental; organización de talleres, eventos y exposiciones con fines científico-técnicos en las temáticas de su competencia; ensayos y análisis de laboratorio para el estudio integral de condiciones ambientales a instituciones archivísticas y no archivísticas donde se conserven fondos documentales y colecciones de archivo; transcripciones literales de documentos paleográficos, entre otros.

A través de las diferentes áreas de trabajo y atención al público, es posible acceder a los más de 250 fondos recopilados a lo largo de estos años, con expedientes que abarcan desde las administraciones coloniales hasta el inicio del período revolucionario. También es posible encontrar documentos referentes o pertenecientes a personalidades de la cultura y la política cubanas, además de aquellos generados por los escribanos notariales y diversos organismos, compañías y organizaciones de todo tipo. Para que esta información pueda ser puesta a disposición de los usuarios, debe ser sometida a una serie de procesos archivísticos donde se clasifican, describen y organizan los documentos que dan lugar a un Fondo Documental. Solamente durante el año 2017, se sometieron a estos procesos más de 10400 documentos, necesitando para ello de toda la entrega y dedicación de sus técnicos.

Estas cifras apenas dejan vislumbrar el impacto real de una institución como esta en nuestra sociedad, en nuestra cultura. Los resultados más relevantes no pueden mostrarse a través de números, habría que preguntar a los más de 3340 usuarios recibidos en la sala de lectura, o a los 1270 atendidos por el área de certificaciones. Habría también que indagar exhaustivamente a aquellas entidades y personas beneficiadas, material o culturalmente, por la ejecución de los proyectos de investigación científica “Una sociedad dual: norma, delito y control social en una Cuba con esclavos”, “Cultura ganadera en Cuba. Pensamiento, Sociedad y Medio Ambiente“,“Diagnóstico ambiental en Archivos Históricos Provinciales y su influencia en la conservación del Patrimonio Documental”, “Productos vegetales ambientalmente amigables en el control del biodeterioro que ocasionan los hongos al patrimonio documental cubano”.

Este papel conservador que ejerce el Archivo sobre el patrimonio documental cubano exige también garantizar la “cura” de aquellos materiales ya contaminados o deteriorados por el tiempo o los malos tratos, evitando así que se pierda valiosa información para el futuro. En este sentido se ha trabajado recientemente en una parte del Epistolario de Serafín Sánchez, principalmente cartas de José Martí y Máximo Gómez, documentos especiales como el privilegio de invención, Plano de aparato chapeador “Cuba española”, y otros de particular interés.

Desde el 2006 se trabaja de conjunto con el MINED en la formación de alumnos en la especialidad de Gestión Documental en la Enseñanza Técnica Profesional. A partir de entonces, los especialistas se han vinculado a la docencia directa, al perfeccionamiento de los planes de estudio y la base material de estudio de esta especialidad. Cientos de estudiantes de universidades cubanas han empleado los Fondos Documentales aquí atesorados como basamento para sostener tesis de grado, maestría y doctorales en las más disímiles ramas de la ciencia. Valga solo mencionar los vínculos con las facultades de Historia, Comunicación y Biología de la Universidad de la Habana, la de Arquitectura y de Ingeniería Química de la CUJAE, la Academia de las FAR, el CECREM perteneciente a la Universidad de las Artes-ISA, entre otros.

A pesar de ser una organización dedicada fundamentalmente a la salvaguarda de la memoria histórica, el Archivo no ignora las bondades de la tecnología, sumándose con entusiasmo a las redes sociales y manteniendo con Sello de Calidad su sitio Web. Tampoco olvida que uno de sus principales objetivos es difundir esta información, y para ello también cuenta con las herramientas de digitalización que ofrece la modernidad. Con vistas a alcanzar un mayor número de usuarios y a facilitar el traslado de la información, protegiendo además el medio ambiente al evitar las impresiones innecesarias, en el departamento de automatización se confeccionan bases de datos y se digitalizan documentos, además de apoyar las acciones orientadas por la estrategia de comunicación.

En esta doble celebración, somos muchos los que deseamos felicitar al Archivo Nacional de la República de Cuba, a aquellos que con su entrega y sentido de pertenencia, colaboran con la historia y la sociedad cubana para conservar nuestra memoria documental, en pos de alcanzar un futuro mejor. Los logros alcanzados no satisfacen las metas impuestas, no obstante, los motivos para celebrar también son muchos.

178 años después… Archivo Nacional de la República de Cuba

Deje su comentario

Nota: Los comentarios estan a espera de moderación, esto puede demorar su comentario. No hay necesidad de reenviar su comentario. Gracias.